¿Adicta a la cola light?

Hola bella:

¿Cómo estás?
No te lleves a las manos a la cabeza si así lo crees…
Yo también me declaro ¨ex adicta ¨a la cola light.

Pensaba que no podría vivir sin ella…
Durante años se convirtió en mi ¨momento de placer¨

Cada día al acabar las jornadas maratonianas en el quirófano, iba derechita a la máquina de refrescos ( y de  muchas otras chucherias), para sacar la  ¨latita plateada¨ de mi cola light bien fría.

Sólo el sonido de abrir la lata,ese zumbido, ya me daba buen ¨rollo¨…
Ese sabor, esas burbujas, ese frescor…
Y encima me llenaba tanto que podía aguantar sin comer hasta la cena….

¿Que más podía pedir?
Sólo bebía una al día ( si en eso me controlaba, porque en la consulta me encuentro habitualmente, mujeres que comen y cenan con cola light, además de la que se beben entre horas), pero era un ritual.
Estaba totalmente enganchada…
Y sabes que me ¨curo¨en mi caso…

Que en el embarazo de mi primer hijo intente beber una y me dio un asco horrible….de repente su sabor y como le sentaba a mi cuerpo me era insoportable.

En el embarazo ¨agudizamos¨los sentidos, para evitar ¨potenciales tóxicos ¨al bebé. Es normal que haya alimentos, olores, etc que durante la gestación detestemos…

Y hasta la fecha.

Te quiero contar un secreto…
Es normal que la adores.
La industria alimentaria  se encarga de ello, de que te enganches y quieras más y más…
De que tengas esa sensación de euforia momentánea, aunque se acabe rápidamente y luego te quedes como estas…
Repites una y otra vez

¿Por que eso es de verdad comida?
¿Nos aporta algún nutriente?

La respuesta es no, pero en el momento de tomarlos nos da la impresión de ser la cosa más deliciosa que jamás hayas probado

No hay nada que le mole más a nuestro cerebrito que tomar una refresco light

¿Sabes por que?

Porque dentro hay una combinación ¨letal¨ de aspartamo y cafeína, que juntos formar un exotoxina muy potente que mata las células cerebrales y te dan una sensación de ¨flipe¨instantaneo.

Imagina además que estás entre esas mujeres que además se la beben a litros para controlar su peso. No comen, sólo quieren el ¨zumbido¨

El aspartamo crea alteraciones cerebrales y visuales.

¿Sabías que en  muchas compañías aéreas los pilotos no pueden beber soda por las aberraciones que pueden crear a la vista, y así a su capacidad de volar?

¿ Muy fuerte no crees?

Y para rematar, te cuento que se ha demostrado que los edulcorantes artificiales, inducen a la ganancia de peso, porque generan más ansiedad por comer carbohidratos…

¿ Pero esto lo saben las autoridades sanitarias?
Pues por lo visto si, pero claro los estudios los pagan las mismas industrias que fabrican las bebidas…vivimos en el mundo al revés.

¿ No pasaba lo mismo con el tabaco?

Pero a la industria alimentaria  sólo le importa una cosa…

Si tienes una adicción a su producto, tienen un cliente de por vida…

Y así pasa con el glutamato, al azúcar…etc.

Venden algo nocivo para la salud, y la añades algo que le hacen más adictivo

Y da igual ya si tiene o no nutrientes…

¿ Te has fijado que en un anuncio de cola light solo te cuenta las sonrisas que te vas a echar, lo divina que te vas a poner y lo cool , y que encima a las 11.30 va a venir el del gas Natural  a beberse la lata sin camiseta en la puerta de ti casa?

Pues mira bella…no es así la cosa…

Las bebidas carbonatadas pueden provocarte:
1. Asma.
Esta enfermedad puede ser causada por el consumo excesivo de bebidas gaseosas que contienen benzoato de sodio, un ingrediente que reduce la habilidad de absorber el potasio, esencial para evitar esta enfermedad.

2. Perdida de esmalte dental:
La pérdida de esmalte en los dientes por el consumo de gaseosa se debe al azúcar refinada, mezclada con el ácido fosfórico y el ácido cítrico, entre otros ácidos, los cuales contribuyen en la aparición de caries dentales.

3. Padecimientos cardíacos.
La mayoría de bebidas gaseosas contienen jarabe de maíz, un tipo de endulzante que se ha relacionado con el síndrome metabólico, un tipo de condición asociada al riesgo más alto de sufrir enfermedades cardíacas.

4. Problemas reproductivos.
Si consumes gaseosas en latas, debes tener cuidado ya que según algunos estudios, afirman que las latas tienen una cubierta de resina que contiene (Bisfenol-A), el cual a la larga pueden generar problemas en el sistema endocrino, causando pubertad prematura y anormalidades reproductivas.

5. Osteoporosis.
El ácido fosfórico que se encuentra dentro de las bebidas gaseosas incrementa el riesgo de osteoporosis y fracturas de huesos, debido a que disminuyen los niveles de calcio y aumenta los niveles de fosfato de la sangre y la excreción urinaria de calcio.

6. Obesidad.
Las bebidas gaseosas tienen grandes cantidades de azúcar refinada como la sucrosa y almíbar de maíz, este último afecta los niveles de hormonas en la sangre como la insulina, leptina (hormona que quita el apetito) y grelina (hormona que estimula el hambre), dando paso a la obesidad.Las light, como ya he comentado también inducen a el consumo de carbohidratos y a la larga al sobrepeso ( aunque no tengan azúcar).

7. Diabetes.
Debido a las grandes cantidades de azúcar que posee este tipo de bebidas, las personas que la consumen, tienen 80% más de probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

8. Enfermedades renales.
Las bebidas gaseosas tienen el potencial de aumentar el riesgo de desarrollar cálculos renales ya que contienen ácido fosfórico.

Bien, ¿y cómo dejar la adicción?

. Amplia la información sobre el impacto en tu salud de las bebidas carbonatadas.

. Convéncete primero de que no quieres ese tóxico para tu cuerpo.

.Cambia a bebidas que te nutran de verdad ( agua, infusiones, tés, zumos verdes…).Añade jengibre a tus infusiones y té para conseguir ese efecto vigorizante, y real. Saboriza tus aguas con unas rodajas de lima, limón, pepino.Endulza con miel o stevia. Inicialmente puedes tomar té verde que tiene una mínima dosis de teína ( estimulante), pero que lo compensa con grandes dosis de antioxidantes. Las infusiones de romero, de menta, te ayudarán a ¨activarte¨ sin intoxicarte.

. Inténtalo! Pruébalo! Compruébalo!

.Si recaes una vez, no pasa nada, pero no te detengas  y vuelve con tu nuevo hábito de bebidas sanas. No te premies ni te des lujos en forma de refrescos, es sólo una excepción si sucede.

. Recuerda que si logras estar un más de 21 días, sin beber refrescos, no abandonas, no la echas de menos, porque has incorporado el ¨nuevos hábitos¨en forma de bebidas saludables para tu cuerpo, ya has ganado la batalla. ¡Enhorabuena!

Tu cuerpo te va a ir enseñando el camino 

Te abrazo fuerte

Virginia

No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies