¿ Sabes como preparar un curry delicioso con ¨sobras¨?

Hola bella:

¿Cómo estás?

Hoy toca hablar de ¨cocina¨, y de como podemos preparar en tiempo ¨record¨ un plato único, equilibrado, delicioso y además con las ¨sobras¨  de verduras que tengas por la nevera.

En casi todos los menús semanales, que elaboro para mis clientas, incluyo un plato más ¨exótico¨.

Y por supuesto los ¨currys¨ no podían dejar de faltar a la cita.
A mí me ¨chiflan¨, me dan energía hasta la noche y me sientan de maravilla.

¿Los has probado alguna vez?
¿Eres ya una de sus fans?

En cualquier caso, hoy vengo a darte la ¨fórmula mágica¨para hacer un curry, con el que os vais a chupar los dedos….

¡ Te va a encantar el sabor de esta receta de curry!

 

La he servido sobre arroz integral para hacerlo más equilibrado: el arroz integral absorberá la rica salsa de coco y experimentarás un ¨estallido¨ de sabor con cada bocado.

He utilizado garbanzos cocidos ECO (siempre tengo algunos botes en mi despensa), pero puedes utilizar tofu, pollo, gambas, pescado. Lo importante es balancear la receta con un toque proteico de alta calidad.

Tu eliges dependiendo  de lo que tengas en la nevera, despensa o congelador.

1.¿Aceite de coco? ¿Leche de coco ? :
Hay tantas fuentes de grasa para elegir que puede ser difícil saber cuáles son mejores para nosotros. Me  encanta el aceite de coco por su sabor sutil, su capacidad para resistir el calor y las grasas saturadas beneficiosas.

El término “saturado” ha sido falsamente etiquetado como negativo cuando se trata de grasa. Las grasas saturadas que se encuentran en los cocos, específicamente, han demostrado aumentar la producción de colesterol bueno e incluso convertir el colesterol malo (colesterol LDL) en colesterol bueno (HDL).

El tipo de grasa que se encuentra en el aceite de coco es de cadena media y es mucho más fácil de convertir en energía que otras formas de grasas. Específicamente, el aceite de coco contiene ácido caprílico, ácido láurico y ácido cáprico.

Estos ácidos grasos de cadena media son mucho más fáciles de digerir y, dado que son procesados ​​por el hígado, se convierten en energía más fácilmente (y por lo tanto, es menos probable que se almacenen como grasa corporal). El aceite de coco también es antifúngico por lo que es un excelente alimento para ayudar a prevenir infecciones y aumentar la inmunidad.

También puedes probar  a cocinar el curry con aceite de sésamo, que le da un toque muy ¨oriental¨. No recomiendo el aceite de oliva en esta receta, porque su sabor, no liga muy bien con el resto ( pero eso sí, debe ser el aceite estrella en tu cocina: es oro líquido).

La leche de coco, es el sustituto perfecto de la natas y cremas lácteas, además de que tiene un sabor insuperable. Es uno de los productos indispensables en el fondo de armario de los que llevamos una alimentación PLANT BASED, es decir en las que los alimentos del reino vegetal predominan nuestra dieta, aunque no somos estrictamente veganos.

¡Ojo si al abrir la lata te encuentras que hay sólo agua, la leche se solidifica y se va la fondo. Abrela por el lado contrario y verás…

!Y no te olvides de mezclar  bien¡

2.Verduras de aprovechamiento:

¿Que verduras te quedan ¨rodando¨por los cajones de la nevera?

¿Un trozo de calabacín?

¿De boniato o camote?

¿ Espinacas?

¿ Pimientos?

¿Guisantes congelados?

¿Un bote de maíz?

Pues aprovecha para trocearlas y añadirlas a tus currys.

¡Cuanta más variedad y color, más vitaminas para tu cuerpo!

A mi personalmente me encanta el toque de las  espinacas y además  es uno de los superalimentos más antiguos.

Son una de las verduras más versátiles en la cocina.

Es una de las reinas de los batidos verdes e ideal para incluir verdes en guisos como este.

La espinaca es rica en fibra dietética, ácido fólico y contiene docenas de fitonutrientes que ayudan a combatir la inflamación en todo el cuerpo.

Tiene un índice glucémico bajo, lo que significa que es una fuente de carbohidratos que no aumentará el nivel de azúcar en la sangre. Esto lo convierte en una gran opción para ayudar a prevenir enfermedades relacionadas con la dieta como el cáncer, las enfermedades cardíacas y la diabetes.

3.Elige granos enteros:
Para acompañar el curry, te recomiendo  elegir granos sin gluten de origen entero ( en este plato y en general para tu dia a dia ) .

Cuando los granos se procesan para hacer arroz blanco o harinas refinadas, el salvado y el germen del grano generalmente se despojan. Esto significa una pérdida de fibra y micronutrientes valiosos como el selenio, el magnesio y el potasio.

Los micronutrientes y la fibra ayudan a ralentizar la absorción de estos granos en el sistema, lo que significa que no aumentarán drásticamente el nivel de azúcar en la sangre, lo que puede causar bajones de energía y antojos de comida.

4.Las especias:

Son las que van a dar la personalidad al plato.

Las que van a inundar tu paladar y tu olfato.

Te recomiendo tener en casa diferentes tipos de curry en pasta ( rojo, amarillo, verde).

Hay diferencias en la intensidad del picante y las  recetas varían según cada región y su color depende de los ingredientes de la mezcla.

La mezcla de curry a menudo incluye las siguientes especias: ají, albahaca, alcaravea, azafrán, canela, cardamomo, cebollaseca, apio, cilantro, comino, cúrcuma, fenogreco, jengibre, mostaza, nuez moscada, pimienta de cayena, pimienta y tamarindo.

Mi favorito es el verde, porque tiene mis especies favoritas: lima kéfir, cilantro,lemon grass, nuez moscada, albahaca thailandesa.

Además no te olvides de añadir un extra de cúrcuma y jengibre fresco ( si ya sabes las especies de moda), cebolla y ajo.

Y ahora sí, aquí tienes la receta prometida.

Ingredientes ( para 2 raciones generosas):

Verduras variadas en trozos ( medio kilo aproximadamente).

Proteinas: garbanzos, tofu, gambas, pescado, pollo.

Una cucharada de aceite de coco

Una lata de leche de coco ECO ( sin azucarar)

Medio sobre de pasta  de curry rojo, verde o amarillo  o una cucharada sopera en polvo

Jengibre fresco

Cúrcuma

Un diente de ajo

Una cebolla

Una cucharada de miel cruda, azúcar de coco o sirope de ágave.

Sal

Cilantro

Lima

 

Elaboración:

Calentar el aceite de coco en una cazuela. Añadir la cebolla y el ajo finamente picados hasta que se doren ligeramente. Verter la leche de coco, media cucharadita de cúrcuma, el curry*, y la miel. Rallar por encima jengibre fresco. Salar. Calentar sin llevar a ebullición.

*Mezclar el polvo de curry con un poco de agua caliente hasta formar una pasta. Si lo usas en pasta puedes añadirlo directamente.

Añadir las verduras, y dejar cociendo a fuego medio 15 minutos. Añadir un poco de agua si fuera necesario.

En los últimos 15 minutos añadir los garbanzos ( una escurridos y lavados), pollo en tiras, pescado en trozos grandes, gambas.

Mientras podemos preparar el cereal de acompañamiento ( una taza de arroz, quinoa, trigo sarraceno), cociéndolo, ajustando la cantidad agua y el tiempo según fabricante.

Servir en un bol poniendo una base del cereal y encima el curry, decorando con cilantro y unas rodajas de lima.

¿No se te hace la boca agua?

¡Bon Apetite!

Te abrazo fuerte

Virginia

P.D = La semana que viene te traeré buenas noticias, si eres de las que has dejado la ¨operación bikini¨para el final…

Más besos

No hay comentarios

Escribe un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies