¿Es sólo estrés navideño o tu cansancio va más allá?

 

Hola bella:

En esta época del año, muchas mujeres nos sentimos ¨saturadas¨ de eventos sociales, compras de regalos y actividades en general, ¿cierto?.

¿Cómo sabes si simplemente estás estresada o si es algo más preocupante?

¿Conoces los signos de que tus síntomas de estrés  apuntan a un síndrome de fatiga suprarrenal?

¿Qué puedes hacer para comenzar a sentirte mejor?

Muchos de nosotras tendemos a asumir muchos compromisos, (especialmente laborales) y, con demasiada frecuencia, es imposible descansar y dormir lo suficiente.

Básicamente, muchas mujeres sufren un exceso de trabajo crónico, estrés y falta de tiempo para dormir y desconectarse.

Los expertos en el síndrome de  fatiga suprarrenal afirman que, con el tiempo, la naturaleza frenética y tecnológica de nuestras vidas modernas tiene un efecto de desgaste en nuestros cuerpos y, más específicamente, desgasta nuestras glándulas suprarrenales.

¿Qué son las glándulas suprarrenales ?

Las glándulas suprarrenales son unas pequeñas glándulas que se encuentran en la parte superior de cada riñón y producen hormonas esenciales como el cortisol, que ayudan a regular la respuesta al estrés del cuerpo.

Cuando hay una deficiencia suprarrenal severa como la que se encuentra en la enfermedad de Addison, las glándulas suprarrenales producen muy poco cortisol para ayudar al cuerpo a funcionar optimamente.

Esto resulta en fatiga extrema y presión arterial baja entre otros síntomas.

Sin un tratamiento adecuado, la enfermedad de Addison puede tener un fatal desenlace.

Si bien puede que no sea tan grave como la enfermedad de Addison, la fatiga suprarrenal que no es necesariamente la enfermedad de  Addison produce síntomas de agotamiento muy similares.

Los síntomas de fatiga suprarrenal siguen una progresión, y todos los síntomas se asocian con un desequilibrio en los niveles de cortisol del cuerpo.

Al principio, es posible que te sientas “atacada pero cansada”.

En esta etapa, los niveles altos de cortisol pueden provocarte insomnio, aumento de peso y resistencia a la insulina.

En la etapa dos, los expertos afirman que las interrupciones del sueño comienzan a cambiar.

En este punto, podrías  despertarte alrededor de las 3 a.m. y tener problemas para volver a dormir.

El cortisol puede alcanzar su punto máximo alrededor del mediodía o la tarde, con lo que te sientes estresada y cansada, pero totalmente ¨alerta¨ cuando es el momento de descansar.

Para cuando la fatiga suprarrenal ha avanzado a la tercera etapa, te puedes encontrar agotada todo el tiempo, sin importar cuántas horas duermas por la noche.

Las pruebas de laboratorio podrían mostrar niveles inadecuados de DHEA y alteraciones en el tiroides.

Llegada a esta etapa de fatiga suprarrenal también te puede hacer más  vulnerable a las enfermedades autoinmunes.

Otros síntomas de la fatiga suprarrenal pueden incluir dispersión mental, depresión, antojos de azúcar y sal, y mareos.

Si bien la medicina convencional afirma que no existe un consenso científico de que la fatiga suprarrenal sea una enfermedad diagnosticable, el estrés crónico definitivamente puede predisponernos a enfermedades y trastornos del estado de ánimo.

En resumen, el agotamiento inducido por el estrés es muy real para muchas mujeres, y no hace falta decir que  no debes ignorar los síntomas médicos.

Si experimenta síntomas de fatiga suprarrenal, asegúrate de pedir consejo médico, donde te puedan elaborar un plan de tratamiento personalizado.

¿Qué recomendaciones te pueden ayudar para empezar?

  1. Prioriza tu descanso. Al acostarse temprano y dormir entre siete y nueve horas cada noche, tu cuerpo puede descansar, recuperarse y repararse de los efectos del estrés diario.
  2. Manténte bien hidratada mientras sigues una dieta ¨plant based¨ elaborada en especial para tí.
  3. Comienza a meditar unos minutos al día al despertarte y/o al finalizar tu jornada laboral.
  4. Los suplementos de magnesio, selenio, zinc y vitamina D también son útiles para una función tiroidea y suprarrenal saludables.
  5. Otras técnicas para combatir el estrés incluyen el yoga. Te recomiendo reducir  el ejercicio extremo y las rutinas de cardio si te sientes ¨aniquilada¨, y opta por entrenamientos más moderados mientras te recuperas ( nadar, caminar, pilates).
  6. Los complementos  adaptógenos también pueden ayudar a reponer nuestros sistemas agotados.

Y si tus síntomas persisten, consulta con tu médico.

Los síntomas de la fatiga suprarrenal pueden ser complejos, y la recuperación de los efectos del estrés prolongado puede tardar algún tiempo en resolverse, pero hay una solución ¨a medida¨para tí.

Virginia A.

Texto adaptado CleanTeam.

No Comments

Post A Comment

Te informo que todos los datos de carácter personal (email, nombre y otros datos que añadas) que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Virginia Antón, como responsable de esta web. La finalidad de recoger estos datos es para responder responder a los comentarios del blog. Si no incluyeras los datos solicitados no podré responderte ni ayudarte. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH (proveedor de hosting) dentro de la UE. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado en info@virginiaanton.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies