Hola bella:

¿Cómo estás?
No te lleves a las manos a la cabeza si así lo crees…
Yo también me declaro ¨ex adicta ¨a la cola light.

Pensaba que no podría vivir sin ella…
Durante años se convirtió en mi ¨momento de placer¨

Cada día al acabar las jornadas maratonianas en el quirófano, iba derechita a la máquina de refrescos ( y de  muchas otras chucherias), para sacar la  ¨latita plateada¨ de mi cola light bien fría.

Sólo el sonido de abrir la lata,ese zumbido, ya me daba buen ¨rollo¨…
Ese sabor, esas burbujas, ese frescor…
Y encima me llenaba tanto que podía aguantar sin comer hasta la cena….

¿Que más podía pedir?
Sólo bebía una al día ( si en eso me controlaba, porque en la consulta me encuentro habitualmente, mujeres que comen y cenan con cola light, además de la que se beben entre horas), pero era un ritual.
Estaba totalmente enganchada…
Y sabes que me ¨curo¨en mi caso…

Que en el embarazo de mi primer hijo intente beber una y me dio un asco horrible….de repente su sabor y como le sentaba a mi cuerpo me era insoportable.

En el embarazo ¨agudizamos¨los sentidos, para evitar ¨potenciales tóxicos ¨al bebé. Es normal que haya alimentos, olores, etc que durante la gestación detestemos…

Y hasta la fecha.

Te quiero contar un secreto…
Es normal que la adores.
La industria alimentaria  se encarga de ello, de que te enganches y quieras más y más…
De que tengas esa sensación de euforia momentánea, aunque se acabe rápidamente y luego te quedes como estas…
Repites una y otra vez

¿Por que eso es de verdad comida?
¿Nos aporta algún nutriente?

La respuesta es no, pero en el momento de tomarlos nos da la impresión de ser la cosa más deliciosa que jamás hayas probado

No hay nada que le mole más a nuestro cerebrito que tomar una refresco light

¿Sabes por que? (más…)

Te suenan las siguientes afirmaciones:
No soy  persona hasta que tomo el primer café de la mañana
Me cuesta horrores dejarlo
Sufro ¨síndrome de abstinencia¨ cuando dejo de tomarlo

No creas, que a mi me resulta fácil, incluso cuando hago détox.
Sólo imaginarme sin mi café mañanero, me dan ¨los siete males¨, y cuando lo dejo estoy tres días muerta de cansancio y con dolor de cabeza.

Es el ¨detonante tóxico¨que más me cuesta dejar, sin duda.

Eso si pasado el ¨mono¨, la sensación de ligereza mental y física es alucinante.

Si bien en mis programas DÉTOX,  aconsejo dejar de tomar café al menos 21 días, porque tiene claros efectos negativos cuando el cuerpo  intenta desintoxicarse, me consta que  mucha gente toma café ocasionalmente o diariamente.

Quizás hayas notado que puede ser difícil  dar con la ¨dosis correcta”.

Si te pasas, podrías terminar súper nervioso, con palpitaciones de corazón, caídas de energía  e incluso  más  irritable.

La buena noticia, es que hay maneras de mitigar los posibles efectos negativos del café, para que el hábito matutino sea un poco más saludable.

  Y eso es lo que vengo a contarte hoy.
(más…)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies